Este proyecto está centrado en las consecuencias de la crisis económica y sus efectos sobre las políticas urbanas y específicamente sobre el urbanismo y los equipamientos en desuso o infrautilizados. Esta realidad supone un nuevo factor de estrés sobre la gestión municipal, que mira con interés a nuevas formas de organización de proyectos urbanos que sean capaces de activar espacios y activos públicos en estas nuevas condiciones. Dentro de estas nuevas estrategias, los enfoques de utilización y activación temporal o transitoria son el objeto principal de este proyecto, en la medida en que pueden aportar objetivos de ahorro y eficiencia en el gasto público y a la sociedad en general y también rendimientos ambientales, sociales o económicos.

En los últimos años, diferentes proyectos de activación temporal han tenido protagonismo suficiente para despertar interés como modelos de actuación. Se trata de un campo relativamente nuevo, en el que surgen nuevos actores y nuevas prácticas que no han formado parte del catálogo tradicional de actuación en los proyectos municipales. Por ello, existe una necesidad de dotar a los municipios de un marco conceptual claro sobre estas prácticas, en las que convergen diferentes tradiciones y perspectivas, y ofrecer un conocimiento cercano sobre ejemplos que puedan ser ilustrativos y trasladables de los ayuntamientos de la provincia.

Fechas: Abril 2013 – Junio 2013