LA DESILUSIÓN DE LAS SMART CITIES. ESTÁ PASANDO, PERO NO EN LA FORMA EN QUE NOS HAN CONTADO

Acabo de terminar un priodo de dos meses de intenso trabajo terminando dos artículos que aparecerán próximamente.

Uno será un breve artículo en inglés para un libro colectivo en inglés sobre el papel de la ciudadanía en la smart city y estoy encantado de ser parte del listado de autores (muchos de los cuales han sido una inspiración para mí en los últimos años). aparecerá a principios de diciembre.

el otro es más extenso, con más detalles, referencias y citas. Más académico, digamos. Será parte de un libro colectivo sobre nuevos discursos de la ciudad y a mí me encargaron escribir sobre las smart cities. Lo tomé como una oportunidad de poner un poco de orden en mis escritos en el blog y clarificar algunos temas que he estado compartiendo sobre cómo la idea más extendida de la smart city no es significativa para la ciudadanía. Se publicará en diciembre, creo.

Incluye una especie de estado del arte muy breve y, sobre todo, una disección de algunos mitos subyacentes en esa visión: la eficiencia operativa como único objetivo, débil uso de la idea de sostenibilidad, inútil simplificación de la complejidad urbana, la falsa neutralidad del big data, la despolitización del debate urbano y la suficiencia tecnológica. Termina como unas notas sugiriendo prácticas y conceptos a reclamar en la búsqueda de una smart city centrada en la ciudadanía.

Este último me ha exigido bastante esfuerzo y, de hecho, ha acabado siendo tres veces más extenso que el límite de palabras que me pidieron. Así que, probablemente, me tomaré algo más de tiempo en las próximas semanas para refinarlo y desarrollar una versión más amplia que constituya un libro y, de mientras, buscaré la forma de traducirlo al inglés.

Y, por último, tendré la oportunidad de compartir estas ideas el próximo 13 de diciembre en Londres en  Re·Work Cities.

(Nota: Me temo que no estoy muy seguro de poder dar más detalles sobre los dos libros hasta que se publiquen).

12547568